El festival de cine de Ciudad Rodrigo premia la primera película sobre Unamuno

crodrigo

El 12 de marzo de 1924 llegaba desterrado a Puerto Cabras (Fuerteventura) Miguel de Unamuno, uno de los intelectuales españoles más lúcidos del siglo XX. Iba a pasar allí cuatro meses en la isla del archipiélago canario por mandato de Primo de Rivera. Sobre este hecho, Manuel Menchón ha realizado la película La isla del viento, que tiene como protagonista a un inmenso en la actuación José Luis Gómez en el papel del genial bilbaíno, y que obtuvo el premio a Mejor Largometraje en la sexta Edición del Festival de Cine Educativo y Espiritual de Ciudad Rodrigo (FICEE 2016), que organiza la productora Kinema Siete, autora, entre otros, de los filmes Un dios prohibido, Poveda y Luz de Soledad.

Fue también el preestreno mundial de esta cinta y su director, Menchón, se extrañó que nadie hubiese llevado antes a la pantalla al pensador vasco, en un festival que recibió 802 propuestas cinematográficas de más de 50 países, de las cuales 32 pasaron a la selección final y que vio el público entre el 4 y 12 de noviembre. Se premiaban, además del anterior, los mejores cortos de ficción, documental, animación, dirección, público y Signis, que es el que otorga la asociación de escritores católicos de cine.

Dos hermanos acuden anualmente desde distintos lugares a la tumba de su madre para festejarla. Es La gran jeu (El gran juego), corto francés de 13 minutos de Agnés Vialleton, que se alzó con la estatuilla “T” Tau al Mejor Cortometraje. Por su parte, los españoles Daniel Martínez Lara y Rafa Cano se llevaron el premio por Alike al Mejor Película de Animación, y el realizador Ed Ehrenberg por la Mejor Dirección por su largometraje Höre die stille (Escuchar el silencio), un relato muy crudo, ambientado en la Segunda Guerra Mundial, en el que un grupo de soldados alemanes destacados en el frente de Ucrania son recibidos como héroes en un pueblo, situación que cambia cuando el miedo, los prejuicios, los traumas de guerra y la libertad humana deciden desbaratar el encuentro amistoso entre ambas partes.

Otra vez, los “diferentes”

El premio Denis Rafter, que otorga el propio actor y director irlandés, afincado en España desde hace años, lo concedió a 56, de Marco Huertas, sobre lo que cuesta escolarizarse a niños de poblados de Madagascar.

Como el año pasado, cuando el jurado del FICEE apostó por el viaje en bici de dos hermanos, uno de ellos ciego, desde España a Marruecos para premiar esa hazaña, en la presente edición se votó mayoritariamente a otra historia de superación personal en la figura de un hombre aquejado de enanismo. Aunque con título inglés, The slow life. Raúl Micó, del español Carlos de las Heras, que consiguió el reconocimiento de Mejor Documental. Este filme une retazos de la vitalidad de un joven atleta con acondroplasia, implicado también en asociaciones y colectivos que apoyan a personas con distintas discapacidades mentales, físicas y motrices.

Con vocación eminentemente social desde sus inicios hace seis años, el FICEE es un escaparate para este tipo de propuestas de calidad que les comienzan a llegar desde cuando concluye la clausura de premios del año en curso.

Sobre esta temática, versa Candela, que reunió los votos para llevarse el premio Signis de escritores católicos y el favor de la gente, que durante una semana ocupó los espacios donde se proyectaron las cintas finalistas, concediéndole el Premio Especial del Público

Candela es un retrato contundente de nuestro tiempo. Propone el cambio de actitud de una adolescente caprichosa, cuya finalidad es pasar las horas con sus amigos jugando a videojuegos, ajena a los sufrimientos y penurias por las que pasa su madre para llegar a final de mes.

Con el foco puesto también en la discapacidad, Para Sonia es un hermoso relato de la pasión de una joven ciega por ser dobladora y el homenaje que le realizan varios profesionales del sector, voces españolas de Morgan Freeman, Roberto Benigni y de otros actores de Hollywood. Este filme obtuvo la mención de honor del premio Signis por sus valores de superación y por encarar la vida con decisión.

Dentro del FICEE, estuvieron también los protagonistas “diferentes” (jóvenes con parálisis cerebral) de varios cortos. Contaron sus experiencias en las actividades tutorizadas por dos monitores que desarrollan en la Federación Extremeña ASPACE.

Enrique Chuvieco

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo