San Sebastián celebra la 64ª edición de su Festival de Cine

64-festival-san-sebastian

El 24 de septiembre concluyó en San Sebastián la sexagesimacuarta edición de su conocido festival de cine, y lo hizo, como es ya habitual, en una ambiente festivo que llena las calles de la ciudad. Una vez más, la capital guipuzcoana se volcó con este festival, el mayor del mundo hispanohablante, y que constituye uno de sus principales eventos internacionales en nuestro país. Este año desfilaron por su alfombra roja personajes del mundo del celuloide tan conocidos como Sigourney Weaver o Ethan Hawk -premios Donostia en reconocimiento a su trayectoria-, Richard Gere, Bertrand Travernier, Ewan McGregor, Jennifer Connely, o Gael García Bernal –premio Jaeger- Le Coultre- entre muchos otros. La sección oficial, que incluye las películas que compiten por la Concha de Oro, incluye algunas propuestas muy interesantes que a continuación repasaremos.

sanse1El festival se abrió con la producción francesa  150 Milligrams (La Doctora de Brest), de Emmanuelle Bercot, un drama médico basado en un caso real en el que la doctora Irene Frachon desafía a una potente multinacional farmacéutica. Un filme correcto y entretenido, aunque nada arriesgado cinematográficamente. Y se cierra con La Odisea, de Jerome Salle (fuera de concurso), un bellísimo acercamiento a la figura de Jaques Cousteau y su empeño por explorar los fondos marinos y proteger el planeta.

Esta edición ha destacado por la juventud de los directores y la dureza tanto temática como visual de los filmes. La frustración de los adolescentes y la irracionalidad de la violencia han sido unos de los temas más recurrentes, y han abundado los dramas que nos introducen en un decadente mundo de delincuencia e indignidad. Así lo demuestran As you are de Miles Joris-Peyrafitte, Orphan de Arnaud Des Pallieres, Playground, de Bartosz M. Kowalski o Jesús de Fernando Guzzoni. Cabe destacar que ninguna de ellas prescinde de escenas muy duras de sexo y violencia, si bien las tres últimas resultan especialmente brutales, y nos muestran las incurables heridas que provocan en el ser humano entornos sociales y familiares violentos y carentes de valores. Personajes perdidos y desamparados sobreviven como pueden, sin ser capaces de encontrar sentido a su vida y su propio sufrimiento, incapacitados para amar o construir sus vidas con dignidad. Destaca de igual modo el tema de la homosexualidad, muy presente a lo largo de la sección oficial –Orphan, As you are, Jesus, Rage (Lee Sang-il)-.

nocturama1Mucho más interesante resulta la ganadora del Premio SIGNIS de este año, una película que si bien va en la misma línea, al ser más simbólica, prescinde de momentos tan extremos: Nocturama de Bertrand Bonello. En ella unos jóvenes provenientes de distintas clases sociales cometen una serie de atentados en París sin un motivo definido. Una invitación a la reflexión acerca de la crisis de los valores sobre los que se sustenta Occidente (véase la crítica publicada en esta misma web). El guion ya estaba escrito antes de los atentados de la capital francesa, pero la película se terminó después, y debido a la conmoción sufrida no fue exhibida en Cannes.

También destacan historias en las que los personajes exploran sus propios limites, enfrentando al espectador a un mundo lleno de dureza. La islandesa Medidas extremas de Baltasar Kormákur y Lady MacBeth de William Oldroyd –quizá una de las propuestas más interesantes desde el punto de vista formal- resultan dramas convincentes en los que la tensión se mantiene hasta el final. En este sentido sobresale también la película de Oliver Stone Snowden (fuera de concurso), aunque en esta ocasión el director se posiciona y nos muestra a un Snowden idealizado, convertido en un héroe para el pueblo americano. Una historia actual e interesante que nos invita a plantearnos hasta qué punto está un gobierno legitimado para acceder a información de sus ciudadanos en aras de su propia seguridad.

el-giganteOtro tema muy presente fue el de la discapacidad, siempre con un toque de reivindicación. Vivir y otras ficciones de Jo Sol (fuera de concurso) y El gigante, de Johannes Nyholm -Premio Especial del jurado-, son dos durísimos acercamientos al mundo de las personas condicionadas por cuerpos anómalos. La primera, una película de bajo presupuesto, lo hace a través de Antonio, un chico tetrapléjico que busca vivir su sexualidad de manera más plena, para lo cual decide organizar en su casa un espacio de “asistencia sexual”, y de Pepe, un hombre anciano y enfermo cuyo mayor deseo es que su hijo regrese a su lado. La segunda nos presenta el caso de un chico que nació con una grave malformación y cuya vida transcurre entre dificultades, aunque también entre algunos amigos, y utiliza su imaginación como salida a sus angustias y anhelos.

hombre-mil-carasAl igual que en anteriores ediciones, el cine español ha tenido una gran presencia este año, con La Reconquista de Jonás Trueba, El hombre de las mil caras de Alberto Rodríguez, ganadora de la Concha de plata al mejor actor, o Que Dios nos perdone, que se alzó merecidamente con el Premio del Jurado al mejor guion. Las dos últimas, dos thrillers construidos sobre un vibrante guion y muy bien interpretados, son muestra del buen momento por el atraviesa nuestra cinematografía. A lo largo del festival se proyectaron un total de sesenta cintas con participación española. Siguiendo con la sección oficial, Manda Huevos de Diego Galán (fuera de concurso), es una película documental con toques de comedia en la que el director repasa el concepto de masculinidad a través de escenas de películas españolas. La vinculación de esta mirada con la historia de nuestro país es evidente a lo largo de la película, y ambas entretejen un discurso con una clara impronta almodovariana. Y por ultimo Bigas por Bigas (fuera de concurso) es una obra póstuma que pretende acercarnos a la vida cotidiana del director, pero que no despierta gran interés.

un-monsruo-viene-a-vermeLas producciones más comerciales y adecuadas para el circuito internacional, además de la ya nombrada Snowden (Oliver Stone) han sido Un monstruo viene a verme (fuera de concurso y merecedora de una mención de SIGNIS) de José Antonio Bayona, una bella historia llena de sabiduría que sin duda alguna será un éxito en taquilla; y American Pastoral, opera prima de Ewan McGregor basada en la novela de Philip Roth del mismo nombre ganadora del premio Pulitzer, ambas muy recomendables.

La mirada latinoamericana –que encuentra en San Sebastián una de sus principales ventanas de exhibición- la representan los filmes Jesús de Fernando Guzzoni, una tremenda historia de violencia y orfandad en Santiago de Chile y El invierno, de Emiliano Torres –Premio a la mejor fotografía y Premio Especial del Jurado-, que nos muestra la lucha por la supervivencia de unos granjeros de la Patagonia argentina.

madameY por último el cine asiático también ha sido premiado. La película china I am not Madame Bovary de Feng Xioagang se alza con la Concha de Oro a la mejor película y el Premio a la mejor actriz; y la corena Yourself and yours de Hong Sang-soo, lo hace incomprensiblemente con el Premio a la mejor dirección. También pudieron verse la coreana Rage de Lee Sang-il y la película de animación de Makoto Shinkai Your Name (fuera de concurso).

 

Ana Lanuza Avello

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo