Series TV: Daredevil

daredevil

La razón principal por la que queremos hablar de esta serie es porque trasciende al género y puede resultar atractiva tanto para un público aficionado a los superhéroes como para quien disfrute de los buenos dramas televisivos, dada su profundidad. Los cuatro primeros capítulos son de una notable calidad, pero los siguientes alcanzan el sobresaliente con facilidad.

El argumento gira en torno a los abogados Foggy Nelson y Matt Murdock, que aceptan los casos más complicados del barrio neoyorquino de “La Cocina del Infierno”, resolviendo algunos de ellos gracias al talento de su colaboradora Karen Page y a los aciertos periodísticos de Ben Urich. Sin embargo, cuando los problemas se amontonan, Matt Murdock se enfunda el traje de Daredevil.

La productora Marvel Televisión en asociación con los estudios ABC y Netflix, entre otros, han realizado un producto de alta calidad, diseñado por Drew Goddard, que ha sacado lo mejor del hombre sin miedo (Daredevil), surgido del cómic creado por Stan Lee y Bill Everett. Esta serie consta de trece capítulos, siendo bastante más oscura que Spiderman, Vengadores o Capitán América ya que homenajea a la etapa de Brian Michael Bendis y del maestro del cómic Frank Miller, que convirtió a Dan Defensor, que era cómo se llamaba en España, en un icono. Este diablillo rojo perdió la vista por culpa de un líquido radioactivo, lo que le provocó una ceguera irreversible, incrementando el poder de los sentidos restantes. El caso es que, este producto televisivo, con alguna que otra escena demasiado violenta, presenta todos los ingredientes necesarios para triunfar como el intenso drama de los personajes, ya que se trata de héroes con los pies de barro. Las escenas de acción están muy bien rodadas. Los diálogos están muy trabajados. Esto permite el lucimiento tanto de los héroes como el actor protagonista Charlie Cox como de los villanos, liderados por Vicent D´Onofrio en el papel de Wilson Fisk. Las interpretaciones de Rosario Dawson y Deborah Ann Woll, interpretando a Karen Page resultan inmejorables. Además, el parecido de ésta última con la de los tebeos nos parece insuperable.

Si existe un superhéroe, al que pueda considerarse como netamente católico dentro del universo Marvel, ese es Daredevil. La relación sincera que se establece entre un hombre ciego y un sacerdote nos parece de las mejores que se ha podido ver en la historia de la pequeña pantalla. Las conversaciones, que mantienen ambos, son bastante profundas, hablando de lo correcto y lo incorrecto, del bien y del mal. Los guionistas y realizadores no hacen caricatura del presbítero, que distingue entre confesión y acompañamiento espiritual. El protagonista se plantea su particular vocación. Al tratarse de un buen abogado siempre trata de aplicar la ley para lograr sus objetivos. No obstante, intenta hacer justicia a su manera cuando la policía y los jueces corruptos se lavan las manos. Matt Murdock muestra el sentimiento de culpa cuando se excede en sus propósitos. La

oración y la religión de los personajes hacen acto de presencia con naturalidad. Esta obra es una metáfora de la figura de Jesucristo, en la que se trata de un héroe que se sacrifica, “muere” y “resucita” en favor de los habitantes del barrio que lo vio crecer. Tampoco hay que perderse la lección de su padre boxeador por la vía de los hechos, que puede que no se pliegue a los deseos de su manager. La historia de amor y fidelidad del periodista y su esposa es digna de mención, ya que siempre se preocupan por el bienestar y la salud del otro. Su mujer le anima a llevar plenamente su vocación de periodista en busca de la verdad con valentía, acompañado de una auténtica buscadora de la verdad como Karen Page para la que esa labor es como una especie de religión.

Víctor Alvarado

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo