Bebé Jefazo

bebejefazo

Bebé Jefazo buena

Público recomendado: Todos los públicos

Tim, un niño de 7 años, disfrutaba de una vida totalmente perfecta. Tenía a sus padres solo para él: jugaban juntos, cantaban canciones. Prácticamente eran inseparables. Sin embargo, la llegada de un nuevo miembro a la familia hace que todo cambie para él. Aparece en escena Theodore, su nuevo hermanito pequeño. Pero que a pesar de parecer adorable e inocente ante los ojos de los adultos, Tim se da cuenta de que no es un bebé cualquiera. Con su misterioso maletín, corbata, traje y una actitud un tanto mandona, el pequeñín consigue hacerse con los mandos de la familia y poner patas arriba la vida de este. Una noche descubre que el bebé puede hablar y que no solo eso, es un espía que posee un gran secreto. Por lo que Tim tratará de descubrir su plan para poder volver a la normalidad.

 

Nos volvemos a encontrar con una pieza de DreamWorks Animation, el famoso estudio que ha dado vida a cintas como Shrek o Madagascar. Esta vez ha optado por una historia muy original y fresca, basada en un libro ilustrado de la escritora Marla Frazee, publicado en 2010 y que posee el mismo nombre. Y que a pesar de partir de un punto de vista infantil, mediante guiños y el desarrollo de los diálogos, consiguen que resulte divertida también para los padres.

Bebé jefazo representa un conjunto de estereotipos sobre los ejecutivos que hemos visto siempre reflejados en la gran pantalla: hombres egocéntricos que solo se preocupan por el trabajo y por el dinero, y que pueden resultar fríos, sin importarles pisar a los demás con tal de llegar a la cima. A su vez, aparecen otros personajes, como el de la secretaria simple, o el del matón grande y bobo. En principio podrían parecer meros clichés, pero al representarlos mediante unos recién nacidos consiguen dar en el clavo y crear una situación cómica bastante efectiva.

A pesar de que en varias ocasiones recurren a la broma fácil, más enfocado a los niños (pedorretas, persecuciones un tanto ridículas, la explotación de los estereotipos, continuos planos de traseros de bebés), en su conjunto es un largometraje que presenta un tono cómico que, como ya comentamos, permite amoldarse a todos. Tratando temas de la vida adulta (de dónde vienen los niños, el estrés del trabajo, las dificultades en casa, etc) que obviamente los más pequeños no comprenderán, pero que para los mayores resulta hilarante.

En cuanto a su estructura es interesante señalar las dos partes en las que podemos dividir el film: en la perspectiva de Tim, llena de imaginación; y en la de sus padres, con un toque más realista, lo que permite plantearnos si todo lo que ocurre a lo largo de la película es parte de su imaginación, provocada por los celos de la llegada de su nuevo hermano, o si realmente está pasando lo que Tim nos permite ver.

Centrándonos en aspectos técnicos de la animación, destacar el cambio constante de tipos de dibujo. En los fondos predominan los más simples, siendo 2D, sobre todo cuando vemos las cosas a través de la mirada de Tim, simbolizando la simpleza de los niños y la inocencia. Mientras que el foco principal, y probablemente la mayor parte del presupuesto, han ido dirigidas a los rostros 3D y a la expresión de los ojos de los personajes. Las luces juegan un papel fundamental, tanto, que en ciertas escenas parece que estamos ante un auténtico festival de colores y de formas diferentes.

Concluiremos recalcando la importancia de la imaginación en la historia y el peso del humor y la simplicidad. Es una idea brillante, donde el final de la trama se presenta algo predecible, pero que gracias a las subtramas la línea narrativa no se presenta aburrida ni tan evidente como puede parecer a primera vista. Sus puntos de humor son muy acertados, creando así una película más de animación entretenida, que cumple por completo su función y que sin duda te hará pasar un buen rato en familia.

Ana Mirón Campos.

 

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo