Moonlight

moonlight

Moonlight buena
Público recomendado: Jóvenes
Esta película, puesta en el candelero gracias a sus ocho nominaciones a los Oscar, supone la aproximación al proceso de maduración de chaval negro, que habita en un barrio deprimido de Miami.

Sufre bulling en el colegio, su madre es drogadicta y sus compañeros le llaman “marica”. Comienza pues el camino de la vida con grandes dificultades. La película le acompaña en tres tramos de la misma. Cuando es un chaval (que interpreta Alex Hibbert) y le llaman Little, cuando es adolescente (Ashton Sanders) y le llaman Chiron, y cuando se convierte en un adulto (Trevante Rhodes) y le conocen como Black.

Su dura existencia está marcada por su dolorosa relación con su madre, y por sus dudas de identidad sexual, inducida desde niño por sus crueles compañeros de colegio. La película es la historia de un hombre que busca vínculos fiables, que le permitan tener unas mínimas certezas. A veces la ayuda y el cariño le vienen de personas poco recomendables, como el camello del barrio (Mahershala Ali) y su novia Teresa (Janelle Monáe). El tema de la homosexualidad está muy bien tratado, ya que más que una opción libre del personaje, se presenta como una incertidumbre inducida por un contexto familiar y personal devastado. Lejos de caer en la promiscuidad, nuestro protagonista se convierte en una especie de célibe marcado por un bloqueo afectivo, que requiere hacer cuentas con su pasado y presente. Una película independiente, de escasa vocación comercial, con tempo contemplativo, llena de amor por sus personajes, sin juicios ni maniqueísmos. Una película de sabor triste pero auténtico que nos habla de cómo está hecho realmente el corazón del hombre.

Juan Orellana

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo