Todos lo saben

Todos lo saben tresestrellasmedia

Público recomendado: Mayores 16 años

Esperado siempre, el cine del iraní Asghar Farhadi habitualmente propone más de lo que muestra su guion y verbalizan sus personajes. Ocurrió con Nader y Simín, una separación, y El viajante, por los que obtuvo sendos Oscar a mejor película extranjera y, aunque sin esa vitola internacional, ha escrito y dirigido una película española (actores, decorados, exteriores, temática…), Todos lo saben, con más proyección y sustrato que el que nos propone habitualmente nuestro cine patrio.

Afincada en Argentina, Laura (Penélope Cruz: ma ma, El consejero, Los abrazos rotos…) vuelve a España para la boda de su hermana Ana (Inma Cuesta: Julieta, La novia, Grupo 7…). Con ella, vienen sus dos hijos, uno pequeño y otra adolescente, Irene (Carla Campra). En el pueblo, el resto de la familia se prepara para el enlace y también Paco (Javier Bardem: Caza al asesino, To the wonder, Biutiful…), antiguo  novio de Laura, que pronto se casará también con Bea (Bárbara Lennie: Contratiempo, Oro, Las furias…).

El día llega y todos ocupan la parroquia del lugar para presenciar el sí de los novios. Tras la ceremonia religiosa, irán a celebrarlo. En el jolgorio, Irene no se encuentra bien y su madre la lleva a acostar. A la mañana siguiente, Laura irá a la habitación de su hija, pero la encuentra cerrada. Fuerzan la puerta y la joven no está. Pronto, en el móvil de Laura aparece un mensaje perturbador.

Farhadi ha compuesto un guion in crecendo. Tras mostrar el talante más alegre y desenfadado propios del enlace, los personajes empiezan a exteriorizar emociones y estados de ánimo más comprometidos y complejos con el suceso de la desaparición de Irene. Laura (Penélope Cruz) se entrega al máximo a lo que demanda Farhadi de su personaje, también Bardem y el resto de intérpretes. Minucioso, el realizador iraní no concede momentos vacíos a su plantel de actores y los pone al límite, generosidad a la que se entregan todos para dar verosimilitud a lo que sucede.

La fotografía de José Luis Alcaine capta estados de ánimo reflejados en rostros y actitudes de los protagonistas. Alcaine escoge encuadres que reflejan la tensión que se va desbordando paulatinamente. Se escupen abiertamente  antiguos agravios (el patriarca de la familia, Ramón Barea, explota y acusa a propios y vecinos de aprovecharse en pasadas ventas de tierra).

En esa vorágine de reproches que delatan enemistades pasadas, llega de Argentina Alejandro (Ricardo Darín: Truman, Relatos salvajes, El hijo de la novia…), al que su mujer llama por la desaparición de Irene. Este es un hombre de fe que confía en Dios para que vuelva su hija. Es una trama secundaria, pero ya es notorio que en una película española, realizada por un iraní, se exponga abiertamente la vivencia religiosa de un personaje (sucedió también en ma ma, de Medem), que chocará con el ateísmo de Paco. Una creencia sustentada, como reconocerá Alejandro a Paco, cuando, años atrás, a punto del suicidio, estuvo cierto de que Dios le salvo con un suceso que a cualquier otro le hubiera dado la puntilla, pero en el que vio la razón de vivir.

Todos lo saben es un película coral, construida con excelentes actores, un guion ajustado, sobresalientes encuadres y secuencias y, en definitiva, una forma de hacer cine que propone dramas humanos que tienen en cuenta más espacios de la condición humana que los usuales (violencia, odios, sexo…) en nuestro cine. Gracias, señor Asghar Farhadi por darles visibilidad.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies