El hilo invisible

El hilo invisible buena

Público: Adultos

Del guionista y director, Paul Tomas Anderson (Magnolia/1999 y Pozos de Ambición/2007), nos llega una historia de amor delicada pero laberíntica, que reflexiona sobre el acto creativo. Daniel Day-Lewis interpreta a un famoso diseñador que se enamora de una joven camarera. La inocencia y pureza de ella podrán a prueba el universo creativo de un maniático, que quiere y no sabe querer al mismo tiempo.

La historia se desarrolla en el Londres de la posguerra, en 1950. Reynolds Woodcock (Daniel Day-Lewis) es un famoso modisto que viste a la realeza y a las estrellas del cine. Tras un desfile decide irse unos días a descansar y conoce a Alma (Vicky Krieps), una joven que pronto se convertirá en su amante y su musa. La aparición inesperada de Alma alterará la vida controlada y planificada que llevaba el famoso modisto hasta entonces. La película, cuyo guion (y fotografía) es del mismo Paul Thomas Anderson, se inspira libremente en la vida del modista Charles James pero, sobre todo, en la de Cristobal Balenciaga, según ha dicho el propio director.

Aunque el guion y las interpretaciones están llenos de matices que definen este universo de emociones encontradas, la fotografía y el estilo visual se alejan de esta complejidad interior y optan por “lo clásico” para narrar visualmente la historia. En esa misma línea se mueve tanto un montaje afinado y preciso, como una banda sonora arriesgada pero eficaz, que muestra ese clasicismo de la época, a la vez que atiende al mundo interior de los personajes.

Pero más allá de la historia de amor, existe una reflexión sobre cómo el acto creativo puede llevar al artista hasta un aislamiento enfermizo; muchas veces condicionado por heridas afectivas de la infancia. En esta línea conectaría con la película de Manuel Martin Cuenca El autor, en donde vemos cómo el protagonista trata de modificar su entorno para escribir una novela; como si su imagen de la realidad fuera más interesante que la realidad misma. Curiosamente ambas películas presentan una cierta influencia del director Alfred Hichcock; al menos en el caso de El hilo invisible, declarada por el mismo director. De hecho, al igual que ocurre con El autor, la película que nos ocupa podría leerse desde la sátira, lo cual daría verosimilitud a una segunda parte algo difícil de asimilar.

En una época como la actual donde el individualismo reina por doquier, esta película introduce, aunque sea escabrosamente, una interesante reflexión: ¿y si lo que necesito para ser feliz está fuera de mi “burbuja” personal? ¿Y si aun reconociéndolo no reacciono adecuadamente, quizás, porque ni sé cómo hacerlo?

En definitiva, una película elegante pero retorcida que no dejará indiferente a nadie; siempre que sea capaz de sobrellevar las más de dos horas de metraje. Aunque algo larga, la película es como uno de los vestidos del protagonista: una obra de arte llena de estilo y talento, pero satíricamente cerrada en sí misma. Por cierto, brutal la interpretación de Daniel Day-Lewis, como siempre.

 

Carlos Aguilera Albesa

El capuchón del bolic

 

Ficha técnica:

Título original: “Phantom Thread”

Director: Paul Thomas Anderson.

Fotografía: Paul Thomas Anderson.

Intérpretes: Daniel Day-Lewis, Vicky Krieps, Lesley Manville, Richard Graham, Bern Collaco, Jane Perry, Camilla Rutherford, Pip Phillips, Dave Simon e Ingrid Sophie Schram.

Guión: Paul Thomas Anderson.

Música: Jonny Greenwood.

Nacionalidad: EE.UU.

Año: 2017.

Género: Drama.

Duración:  130 min.

 

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies