La herida

la herida

La herida buena

Público recomendado: adultos

Los dramas raciales han ocupado un puesto muy importante en el cine actual. Cada vez son más comunes en nuestras pantallas de cine ver películas sobre la complicada vida que ha llevado la gente de color durante su vida. Algunas son contundentes, otras más implícitas e impresionistas; la intención de los realizadores es mostrar una cierta realidad, una pequeña parcela de la vida de estas personas desde un particular punto de vista. Sin embargo, no siempre se logra una clara diferenciación, lo que hace caer a muchas de estas obras en un grado de mímesis que difícilmente pasa desapercibida. La reciente Moonlight supuso un soplo de aire fresco en su tratamiento y visión de la vida de un joven afroamericano; una gran película que, a pesar de no tener una enorme repercusión en las salas españolas, si ha supuesto un considerable impacto para jóvenes realizadores en el terreno que se trata. John Trengove es uno de estos casos, y su opera prima, La herida es el resultado de ello. Una buena película, de aspecto técnico y visual casi naturalista, bien dirigida pero que sufre las inevitables comparaciones con la película de Barry Jenkins, e incluso sus errores.

Se nos presenta a Xolani, un joven que ejerce de tutor de Kwanda, un muchacho que está a punto de entrar en edad adulta mediante un rito. Se le pide a  Xolani que ayude a convertir a Kwanda, un chico sensible y afeminado en todo un hombre. Lo que nadie sabe es que Xolani es secretamente homosexual. Posee cierto regusto a documental antropológico, ya que se denota el empeño del joven director en mostrar el folklore y las tradiciones de la comunidad donde vive Xolani, conservadores y poco modernas. El personaje principal es una especie de símbolo de la modernidad que se vive en el exterior, algo a lo que los lugareños se ese cerrado paraje de África no conoce debido a su tradicional forma de vida. Y aunque es pertinente tener obras como esta, uno tiene la sensación que todo resulta demasiado trillado y visto, muy repetido en muchas obras; la concienciación sobre un tema tan sensible como el que se trata resulta algo burda, propia de obras menores, cayendo en la obviedad con facilidad.

No obstante, la obra guarda momento muy interesantes, una reflexión que nos invita a pensar en la importancia de la apertura de las comunidades, la educación, el valor del respeto y la tolerancia. Es atrevida, teniendo en cuanta que viene de un director novel, pero siempre con limitaciones, lo que nos lleva a una sensación maniquea de su realizador, propia de quien mucho quiere abordar pero con la modestia de un primerizo. Lírica y directa, una película que posee cierto interés y con cierta personalidad.

David Fermín Aparicio

 

Ficha técnica:

Título: La herida

Director: John Trengove

Año: 2017

País: Sudáfrica

 

 

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo