Pequeño secreto

Pequeño Secreto 

Público recomendado: Adultos

La adopción como tópico en una trama cinematográfica es siempre un buen gancho de ventas. Al público le gusta una buena historia de un/a joven que descubre ser adoptado/a y emprende un viaje por encontrar a sus progenitores. ¿Dónde está la clave? En el sentimentalismo; en general gusta cuando el protagonista, a pesar de todos los obstáculos e inconvenientes que encuentra por el camino, se alza con su objetivo y al final toda la familia biológica se funde en un caluroso abrazo lleno de lágrimas de alegría, besos, sollozos, agarrones y miradas infinitas entre el hijo encontrado y sus padres reales. O todo lo contrario: el joven debe afrontar que jamás encontrará a su familia, ya sea por fallecimiento o porque en el fondo sabe que jamás recuperará el amor que sí le ha dado su familia adoptiva. Pero es fácil caer en el exceso y que la propuesta se llene de momento azucarados que acabarían con la vida de un diabético. Aun así, retomando lo anterior, el sentimentalismo vende y sobre todo si está bien contado. Ejemplos los encontramos a patadas: por un lado tenemos obras tan notables y emotivas como Secretos y Mentiras, Después de la boda, Lion o las recientes propuestas españolas Verano 1993y La adopción(esta última muy poco comentada, a pesar de su interesante enfoque y tratamiento). Pero otro lado tenemos “lo tenebroso”, que se resume en esas películas se sobremesa que echan por la tele los sábados y domingos por la tarde. La línea que separa una de la otra puede ser muy fina. Y ahora llega David Schurmann y nos presenta Pequeño Secreto: una íntima propuesta autobiográfica en homenaje a su hermana; emotiva, narrativamente llevadera, algo sobrecargada de momento almidonados, y un poco tediosa en su nudo. Pero lo realmente destacable es la humildad de la propuesta: sin excesos ambiciosos ni discursos pedantes; una sencilla película que sabe lo que hay, lo que tiene y lo que va a mostrar.

La obra nos presenta la trama desde tres puntos de vista: una familia brasileña, centrada en su pequeña hija de 12 años; una joven pareja que acaba de comenzar su periodo de noviazgo; y un matrimonio anciano que tiene que lidiar con problemas de salud. Con esta premisa de historias cruzadas pasadas y presentes, el director brasileño compone una pequeña película destinada a tocar los corazones más sensibles mediante una trama contada de forma no lineal. Cae en varios momentos en un exceso de ternura y pena que, a los que no les gusten las propuestas destinadas a hacer llorar, se les hará cuesta arriba. Sin embargo, durante toda la película se es consciente de que se trata de una película modesta, que no aspira a convertirse en historia del cine: es un bonito homenaje, rematado con un final muy digno (lo mejor de la película sin duda). En la obra se mezcla ese inglés tan marcado de los neozelandeses y el portugués, algo que tampoco supone una molestia para el oído y no desencaja en la película.

En definitiva, para los fans de películas melodramáticas que hacen soltar alguna que otra lagrimita y que trata temas muy delicados en la actualidad y que la obra va descubriendo conforme pasan los minutos. Simple, bien contada y sin ambiciones más allá de sus posibilidades.

 

FICHA TÉCNICA:

Título: Pequeño Secreto

Director: David Schurmann

Guion: Marcos Bernstein, Victor Atherino, David Schurmann

Reparto: Fionnula Flanagan, Erroll Shand,  Júlia Lemmertz,  Maria Flor,  Michael Wade, Marcello Antony,  Ryan James

Año: 2016

País: Brasil

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies