Todo el dinero del mundo

todo el dinero del mundo

Todo el dinero del mundo buena-muy buena

Público recomendado: adultos.

Llega la nueva película de Ridley Scott, rodeada aún por la polémica sustitución de Kevin Spacey tras salir a la luz su caso de acoso sexual. Para no perjudicar la carrera comercial de la película, el estudio decidió volver a rodar los planos donde aparecía su personaje con Christopher Plummer en su lugar. Este trabajo “express” le ha valido a Plummer una nominación para los próximos Oscar.

Todo el dinero del mundo cuenta la historia real del secuestro de Paul Getty, un joven nieto de un multimillonario. Su abuelo, un hombre que ha hecho de la avaricia el motor de su vida, se negará a pagar el rescate, ante el desconsuelo de la madre del muchacho. Aunque Getty sí pondrá el asunto en manos de su encargado de seguridad, un antiguo agente de la CIA.

Ciertamente resulta asombroso el trabajo de edición que se ha realizado en la película para insertar el material rodado por Christopher Plummer, porque apenas se nota ningún desajuste en el conjunto (quizás a excepción de un plano donde parece que se ha integrado digitalmente su cara sobre el cuerpo de Spacey).

Al margen del tema Spacey, nos encontramos con una muy estimable muestra de oficio por parte de Ridley Scott. El director inglés, que proviene de la publicidad, siempre se ha caracterizado por un gran cuidado de la imagen, aunque narrativamente su filmografía resulta algo desigual (marcada siempre por la sombra de sus dos obras cumbre realizadas al inicio de su carrera, Alien y Blade Runner). En Todo el dinero del mundo, sin embargo, logra dar con la trama, el tono y el ritmo adecuado, y nos encontramos con un thriller de aire clásico que mantiene al espectador enganchado a la historia en todo momento. La ambientación de los años 70, además, permite a Scott homenajear al cine de la época, desde el spaghetti western hasta El Padrino. Todo ello acompañando a un reparto que cumple a la perfección con su cometido y una música que remite a las partituras más clásicas del género.

Por otro lado, la película no renuncia a reflexionar sobre la avaricia, el dinero, el valor de lo intangible y el precio que le ponemos. Así, el personaje de Christopher Plummer, con sus frases lapidarias y su filosofía de vida basada en la avaricia, adquiere la condición de símbolo representando la soledad e insatisfacción a las que conduce el materialismo.

Una película sumamente interesante, pues, tanto como producto de entretenimiento como de cuento moral.

 

Federico Alba.

 

(All the Money in the World, EE.UU., 2017)

Director: Ridley Scott.

Guion: David Scarpa.

Intérpretes: Mark Wahlberg, Michelle Williams, Christopher Plummer, Charlie Plummer, Romain Duris.

Música: Daniel Pemberton.

Fotografía: Darius Wolzski.

Duración: 132 minutos.

Género: thriller.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo