En la sombra

En la sombra  buena

Público recomendado: adultos

En la pasada edición del Festival de Cannes, Diane Kruger ganó el premio a Mejor Actriz por el papel protagonista de En la sombra. Y con razón: Faith Akin, director y guionista de la película, ha sabido dirigir a una actriz que lleva a cabo un trabajo digno de premio; Kruger deja atrás papeles ñoños y decide dar profundidad a una mujer, Katya, perdida y desolada por el dolor de la muerte de su marido e hijo en un ataque terrorista, perpetrado por un grupo neonazi. Se trata de una Diane Kruger (Feliz Navidad, Malditos bastardos) capaz de transformarse y dejar atrás un esquema simplista y estereotipado; es más, decide cargar con toda la película en sus espaldas, asumiendo un gran riesgo, pero sin llegar a resquebrajarse o tambalearse. La actuación en la presente película es tanto magnética como lacerante: la sorpresa y el desgarro toman el timón de Katya, una mujer que, sumida en el dolor, busca respuestas ante un sufrimiento que es acaparador y parece ser el único anclaje que la une con la realidad, que la hace sentir viva. Su familia la sigue desde cerca; el proceso policial para encontrar a los asesinos se pone en marcha. Y la justicia parece tener a los asesinos: la pareja Möller, dos jóvenes neonazis cuyo móvil ha sido el odio contra los extranjeros.

  1. Akin decide apostar por presentar una justicia humana imperfecta, capaz de equivocarse y de negar aquello que, a ojos de Katya, es evidente. Y Katya debe enfrentarse ante el vacío que supone haber puesto todas las esperanzas en un proceso que no acaba ganando. ¿Qué respuestas para la vida se le ofrecen a una mujer sumida en las tinieblas del dolor? ¿Hay algo que pueda acoger completamente el dolor de una madre y esposa cuyas esperanzas han sido derrumbadas? Dichas preguntas vertebran la película y dotan de vida a un buen guion que, en vez de dejar que la película acabe con el fracaso del fallo del tribunal de justicia -terminar la película de esta manera habría enmarcado la película en una mera y simple crítica social al sistema judicial-, tira adelante y acompaña a una mujer con las ideas poco claras, sin un camino delante que pueda vislumbrar y que recorrer. Y así, el espectador se convierte en el único compañero de Katya por una tierra, Grecia, donde buscará satisfacer sus ansias de venganza.
  2. Akin presenta a una mujer apesadumbrada y anímicamente derruida tras el juicio: ante la posibilidad de perdonar a los asesinos de su familia, Katya debe hacer frente al odio y a la incomprensión para no dejarse llevar por la cólera, que se ha ido calmando poco a poco, y ha tomado tintes escépticos y nihilistas. La posibilidad de perdonar a los asesinos se sugiere y coge forma, pero acaba venciendo una incapaz manera de responder a la tragedia de esta mujer. Sí, es una tragedia. Aunque, tras la explosión final, el plano se eleva lentamente: desde la autocaravana que acaba de incendiarse hasta un cielo raso y azul; suenan los primeros acordes de una canción que habla de un sitio donde todo es posible y no habrá dolor.

Guillem      Lisicic

 

 

 

 

Ficha técnica:

Título original: Aus dem Nichtsaka

Duración: 100 minutos

País: Alemania

Año: 2017

Dirección: Fatih Akin

Guion: Fatih Akin

 

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies