Ruby Sparks

Ruby Sparks

Público recomendado: Jóvenes 

Ruby Sparks es la segunda película co-dirigida por Jonathan Dayton y Valerie Faris, autores de la aclamada producción indie del año 2006: Pequeña Miss Sunshine. La pareja, dos de los representantes del cine independiente-comercial actual, vuelve a combinar la estrafalaria comedia con temas más serios, manteniendo a la audiencia envuelta en una trama con toques de realismo mágico y con una estética atractiva.

La película presenta a Calvin Weir-Fields (Paul Dano), un joven que lucha contra un bloqueo creativo después de haber escrito su primera y aclamada novela cuando apenas era un adolescente y de haber fracasado en su única relación amorosa. Su terapeuta (Elliott Gould) le propone completar un ejercicio: escribir sobre alguna persona a la que le guste su perro, Scotty. Cal decide hacerlo sobre Ruby Sparks (Zoe Kazan), una chica que aparecía en sus sueños dibujando un retrato de Scotty. El chico se obsesiona con Ruby y construye un personaje que le motiva a seguir escribiendo una historia en torno a ella. Un día, la mismísima Ruby aparece como si nada en su apartamento. En un primer momento Cal piensa que está alucinando, pero cuando comprueba que otras personas también pueden ver e interactuar con Ruby, acepta su buena fortuna y ejerce de novio de la chica. A pesar de las depravadas sugerencias de su hermano Harry (Chris Messina), Calvin promete no volver a interferir en el manuscrito que dio vida a Ruby. Sin embargo, cuando la joven empieza a tener opiniones y deseos propios, Cal se siente tentado a corregir el texto, a modificar sutilmente la personalidad de su amada.

El texto está escrito por la actriz que interpreta a la protagonista, Zoe Kazan, y resulta ser una más que aceptable primera incursión como guionista cinematográfica. La aportación del guión es que, si bien aparentemente tiene elementos comunes con la comedia romántica fantástica, también propone cuestiones que llevan a la reflexión. Además de no adornar el lado mezquino e inquietante de Cal como un auténtico manipulador, la película muestra que el control total sobre la persona a la que amamos tiene un lado negativo y que la satisfacción automática e involuntaria de nuestros deseos, definitivamente, no garantiza la felicidad ni forma parte del amor verdadero. Las relaciones que funcionan como por arte de magia en la mente de cada uno deben ser libres y generosamente construidas por ambas partes en la vida real.

La interpretación de los dos protagonistas es convincente y, aunque realizan una incursión bastante plana para la historia, están rodeados por una serie de secundarios de peso como Steven Coogan (el mentor literario de Cal), Annette Bening y Antonio Banderas (la madre de Cal convertida en hippy y su amante, respectivamente).

A pesar de que el final (“mágico” otra vez) quizás estorbe al mensaje profundo del argumento, la fórmula de la película contiene los suficientes ingredientes para no convertirse en la típica y superficial comedia romántica hollywodiense y mantenerse como una propuesta fresca en nuestros días. 

Larissa I. López

Ficha técnica:

RubySparks

Dirección: Jonathan Dayton y Valerie Faris

USA,2012

 Duración: 104 min. 

Género: Comedia, romance

 Interpretación: Paul Dano (Calvin Weir-Fields), Zoe Kazan (Ruby Sparks), Antonio Banderas (Mort), Annette Bening (Gertrude), Steve Coogan (Langdon), Elliott Gould (Dr. Rosenthal), Chris Messina (Harry), Alia Shawkat (Mabel), Aasif Mandvi (Cyrus Modi)

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies