4 latas

En el Desierto no pasa nada pero en un 4 latas pasa de todo

  • Rating

Ficha técnica

Título original
4 latas
Director
Gerardo Olivares
Géneros
Comedia
Resumen
Al saber que su amigo Joseba (Quique San Francisco) está enfermo, Tocho (Keuchkerian) y Jean Pierre (Reno) deciden ir a visitarle a Mali. Recordando los viajes que hicieron los tres juntos en los años 80 del siglo pasado, cruzando África en coches que luego vendían en Mali y Níger, se aventuran a atravesar el Sáhara con un 4Latas que aún conserva su hija, Ely (Susana Abaitua). Será una aventura repleta de emociones y de divertidos encuentros, que cambiará la vida de todos ellos para siempre.
País
 España,   Francia
Duración
1 h 44 min
Fecha de lanzamiento
1 marzo 2019
Actores
Enrique San Francisco, Hovik Keuchkerian, Jean Reno, Francesc Garrido, Arturo Valls, Susana Abaitua

Crítica

Público adecuado: Jóvenes y adultos

El pasado 1 de marzo, las salas de cine españolas acogían el estreno del filme español 4 latas, dirigido por el cineasta y guionista cordobés de 55 años, Gerardo Olivares, que despuntó en 2007 con su filme 14 kilómetros al convertirse en el primer español en ganar la Espiga de Oro en el popular festival de cine de Valladolid, popularmente conocido como la SEMINCI que, como se sabe, se trata de un festival de tradición católica. En esta ocasión, a Olivares le cuesta encontrar el tono de la película que nos ocupa, a pesar de contar con un reparto más que digno.

4 latas es una road-movie que sigue las andanzas de unos amigos ya algo talluditos. Al saber que su amigo Joseba (Quique San Francisco) está enfermo, Tocho (Keuchkerian) y Jean Pierre (Reno) deciden ir a visitarle a Mali. Recordando los viajes que hicieron los tres juntos en los años 80 del siglo pasado, cruzando África en coches que luego vendían en Mali y Níger, se aventuran a atravesar el Sáhara con un Renault 4L que aún conserva su hija, Ely (Susana Abaitua). Será una aventura repleta de emociones y de divertidos encuentros, que cambiará la vida de todos ellos para siempre.

Gerardo Olivares ha querido abarcar mucho y se ha quedado en menos de lo que imaginada. Si bien es cierto que la cinta despliega grandes temas como la corrupción o las relaciones entre padres e hijos, entre otros, no le da tiempo a desarrollarlos con suficiencia y, en este sentido, el guión se queda cojo.

Por otro lado, nos encontramos con este mal endémico del cine español de introducir siempre elementos chuscos, que al final sólo sirven para rellenar aquello que no tiene consistencia. Y eso que la idea primigenia del filme parte de una premisa argumental que podía haber sido tratada con algo más de profundidad, o al menos no de un modo tan ligero, que termina por descafeinar la historia. Se podría decir, incluso, que en el fondo, más que en la forma, se asemeja a Ahora o nunca (Rob Reiner, 2007), esa gran historia de dos amigos enfermos que elaboran una lista de acciones a realizar antes de morirse.

Así las cosas, el drama de Olivares, que despliega una hermosa puesta en escena, no llega a transmitir emociones a causa de la ausente dirección de actores, de unos personajes planos que no terminan de definirse, además de que la propuesta por aproximarse al buenismo funciona a trompicones.

Por todo ello, el filme se queda a la orilla de ser una película de referencia sobre la amistad en todo su sentido, lo cual no significa sea una mala película. Es una historia para pasar el rato, a pesar de su falta de credibilidad, dado que lo que subyace en todo momento es una pretensión insatisfecha por redescubrir la identidad.

Tráiler

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies